Consejos para Viajar con Tu Bebé en Avión Sin Estrés



Viajar en avión con bebés puede ser un desafío y cuidar de ellos durante el vuelo es fundamental para evitar el estrés. Los bebés son especialmente sensibles a los cambios bruscos en el entorno, desde la presión del aire hasta los ruidos repentinos, lo que puede afectar su comodidad y bienestar. Al cuidar sus necesidades básicas, como alimentación, cambios de pañales y mantenerlos cómodos, se crea un ambiente reconfortante que les brinda seguridad. Además, es esencial ofrecer un entorno familiar y reconocible, ya que la familiaridad puede ayudar a disminuir la ansiedad del bebé en un entorno tan desconocido como un avión.

La importancia de cuidar a tu bebé durante un vuelo en avión

La atención y la disposición de los padres para adaptarse a las necesidades del bebé durante el vuelo son fundamentales. Estar preparados para atender cualquier malestar o incomodidad es esencial para adaptarse a las necesidades imprevistas, ya sea con juguetes favoritos, mantas o elementos reconfortantes, que puedan ayudar a disminuir la tensión. La flexibilidad y la capacidad de respuesta de los padres son vitales para garantizar que el entorno del bebé se mantenga tranquilo y relajado, lo que puede minimizar las posibilidades de que el bebé se estrese durante el vuelo. Además, tranquilizar y ofrecer seguridad al bebé puede ser clave para que el viaje sea más llevadero para todos los implicados.


Lena Pañalera Beige
Tali Pañalera Verde
Joli Pañalera Gris
Lena Pañalera Azul

El estrés puede aumentar cuando los bebés no se sienten cómodos, en ese sentido, la atención a sus necesidades es crucial. La interacción positiva con el bebé, asegurándose de que se sienta seguro y tranquilo, puede ser determinante. La actitud de los padres, su capacidad para ofrecer seguridad y un ambiente reconfortante, puede impactar directamente en la experiencia de viaje del bebé, haciendo que este se sienta más protegido y relajado. Además, el cuidado en la planificación y preparación del vuelo, asegurando un viaje sin sobresaltos, puede contribuir a un viaje mucho más cómodo para el bebé.

Factores de estrés para un bebé en un avión

  • Presión en los oídos: el despegue y aterrizaje son momentos críticos durante el vuelo. Los bebés, debido a sus sistemas auditivos aún en desarrollo, son más sensibles a los cambios bruscos de presión que pueden causar malestar en los oídos. En algunos casos, puede ser tan incómodo que genere llanto o inquietud en el bebé.
  • Entorno desconocido: el avión puede ser una experiencia abrumadora para un bebé; los ruidos de la aeronave, la cantidad de personas, las luces y la sensación de confinamiento pueden generar ansiedad en los pequeños, ya que todo lo que lo rodea es totalmente desconocido.
  • Alteración de rutinas: los bebés son seres de hábitos y rutinas. Un viaje en avión puede interrumpir su ciclo regular de alimentación, sueño y actividades; esta ruptura puede provocar inquietud y malestar, ya que los bebés suelen estar acostumbrados a patrones bien establecidos.
  • Temperatura y humedad: los bebés son particularmente sensibles a los cambios de temperatura y humedad. Durante el vuelo, estos factores pueden variar significativamente, lo que puede generar incomodidad o irritabilidad en el bebé.
  • Estímulo excesivo: la nueva experiencia del despegue y aterrizaje, sumada a la luz y el ruido del avión, así como la exposición a un entorno completamente nuevo y la interacción con extraños, puede ser demasiado estimulante para un bebé.
  • Limitación de movimiento: la restricción de movimiento y el espacio limitado pueden ser incómodos para un bebé que está acostumbrado a la libertad de movimiento en su entorno habitual. Esto puede generar inquietud y malestar.

Consejos para viajar en avión con tu bebé

Ya que te ayudamos a conocer los factores de estrés que pueden perjudicar a tu bebé durante un vuelo, te brindamos estos consejos, que pueden ser muy útiles:


Fular Gris
Babero Nova X2 Surtido
Cobija Poli Blanca Estampada
Lara Porta Pañales Beige
  • Asiento de bebé: reservar un asiento para el bebé es clave. No solo es más seguro, ya que permite el uso de un asiento de seguridad adecuado, sino que también proporciona una sensación de familiaridad y comodidad para el bebé, ya que les brinda su propio espacio durante el vuelo.
  • Planificación del horario: coordinar los horarios de vuelo con la rutina de sueño del bebé puede hacer que el viaje sea más tranquilo. Los vuelos que coinciden con las horas habituales de siesta o noche del bebé pueden ser menos estresantes, ya que es más probable que el bebé esté más tranquilo.
  • Artículos esenciales: pañales, toallitas húmedas, ropa de repuesto, biberones, chupetes y mantas son elementos imprescindibles. Además, es importante llevar pasabocas para el bebé, ya que proporcionarles algo para masticar durante el despegue y aterrizaje puede ayudar a aliviar la presión en los oídos.
  • Entretenimiento: los juguetes nuevos o libros pequeños pueden ser una novedad y mantener al bebé entretenido. Dispositivos electrónicos con videos infantiles o música también son útiles para calmar al bebé.
  • Alimentación durante el despegue y aterrizaje: la succión puede aliviar la presión en los oídos del bebé. Amamantar o darle un biberón al bebé durante el despegue y aterrizaje puede ser de gran ayuda.
  • Cambio de pañal: prepararse para los cambios de pañal es fundamental. Asegúrate de tener suficientes pañales, toallitas húmedas y bolsas para desecharlos. Desde que subes al avión pregunta dónde se encuentran los baños.
  • Interacción y calma: mantener la calma es vital. Los bebés son sensibles a las emociones, así que la calma de los cuidadores puede ayudar a tranquilizar al bebé. Juegos suaves, canciones y hablarles con calma son acciones que pueden reducir el estrés del bebé.
  • Planificación logística: es fundamental conocer las regulaciones de la aerolínea para viajar con bebés. Infórmate sobre lo que está permitido en el equipaje de mano, los procedimientos de abordaje y los servicios disponibles.
  • Necesidades especiales: si el bebé tiene necesidades médicas o específicas, informar a la aerolínea con anticipación es crucial para garantizar la asistencia necesaria durante el vuelo.
  • Paciencia y empatía: los bebés pueden sentirse incómodos durante el vuelo y, es posible que lloren; mantener la paciencia y demostrar empatía ayudará a calmar al bebé.
  • Crea un entorno familiar: Lleva algunos objetos familiares para tranquilizar al bebé, como una manta suave, juguetes favoritos o prendas que tengan tu olor para que se sienta más seguro y cómodo.
  • Respaldo de los compañeros de vuelo: comunícate con la tripulación o compañeros de asiento sobre la presencia de un bebé para que estén al tanto y puedan ser comprensivos. La mayoría de las personas son comprensivas con bebés en vuelos, pero informar de antemano suele ayudar.

Recuerda siempre seguir las recomendaciones de un médico, para garantizar a óptima salud de tu pequeño o pequeña.

Conoce más productos

Conoce nuestros productos para llenar tu carrito

Preguntas Frecuentes


¿Cuál es la edad segura para volar con un bebé?

La mayoría de las aerolíneas permiten volar con recién nacidos, pero se sugiere esperar al menos una semana después del nacimiento. Los pediatras aconsejan retrasar los viajes aéreos durante las primeras dos semanas de vida debido a la inmadurez del sistema inmunológico del bebé.

¿Es mejor reservar asientos cerca de la ventana o el pasillo?

Los asientos de pasillo brindan mayor movilidad, facilitando el acceso al baño y ofreciendo espacio para estirar las piernas. Sin embargo, los asientos cerca de la ventana brindan una ubicación más tranquila y visualmente estimulante.

¿Cuál es el mejor momento para viajar con un bebé para evitar estrés?

El mejor momento para viajar con un bebé y reducir el estrés, tanto para los padres como para el bebé, es durante su período de sueño. Los vuelos tempranos o aquellos que coinciden con las siestas del bebé suelen ser opciones preferidas por muchos padres. Esto se debe a que los bebés están más tranquilos y tienden a dormir en estos horarios.